Ir a la barra de herramientas

Declaración de Principios

La Orden Masónica Mixta Internacional Le Droit Humain-El Derecho Humano existe en Asturias desde la apertura en 2004 de su primer triángulo, origen de la R.·.L.·. Progreso, en Oviedo-Uviéu. Como resultado de su trabajo y crecimiento, en 2018 llega el momento de abrir nuevos horizontes con la apertura de un nuevo taller en la ciudad de Gijón-Xixón.

Los principios que animan esta nueva logia no son distintos de los que animan la propia orden El Derecho Humano.

Asumiendo el principio de libertad, nos oponemos a todo dogma y defendemos el estado laico, los derechos civiles y el libre pensamiento.

Afirmamos, como no podía ser de otra manera, la igualdad entre el hombre y la mujer, como demuestra el carácter mixto de nuestra obediencia desde su fundación en 1893. Desde ese mismo principio de igualdad, nos oponemos a toda discriminación por razones sociales, étnicas, filosóficas o religiosas.

Fieles al principio de fraternidad, nos comprometemos a trabajar para obtener para todos los seres humanos el más alto desarrollo material, moral, intelectual y espiritual, condición necesaria para conseguir una sociedad fraternalmente organizada. Como consecuencia lógica de esto, afirmamos nuestro internacionalismo.

Trabajamos, por lo tanto, al progreso de la humanidad. Y lo hacemos trabajando sobre nosotros mismos, intentando ser mejores y hacer así mejor nuestro entorno. Asumimos así un doble carácter, individualista y colectivo, puesto que aunque nuestro trabajo sea individual y sobre nosotros mismos, lo hacemos también en colaboración con nuestros hermanos y hermanas para así lograr la mejora colectiva.

Hija de la Ilustración, la masonería afirma su compromiso con el estudio y la educación como herramientas necesarias para el progreso social. El acceso a la cultura no puede ser un privilegio, sino un derecho y a la vez un deber para todo ciudadano consciente. La cultura nos hace más libres, puesto que nos permite profundizar en la búsqueda de la verdad y del conocimiento.

Dado que el camino hacia estos fines es una tarea ardua, decidimos que el nombre de nuestra logia sea El Trabayu, como símbolo de nuestro compromiso con nuestros ideales.